FANDOM


45px-DialogosD.png



Umberto Robina se encuentra llorando en su casa, protestándole cosas a sus hombres en lágrimas:

Umberto Robina: ¿Nunca has tenido pelotas o que?
Hombre 1: ¡No lo sabía!
Umberto Robina: ¿Y tú? He visto mujeres con más cojones.
Hombre 2: No nos dijiste que tu padre iría.
Umberto: Cierra la boca, nenaza. ¡Es mi padre! Y le quiero. No puedo creer que me hayáis hecho esto. ¡Lo habéis dejado allí a su suerte!

Vic aparece:

Vic: Umberto, ¿qué problema hay?
Umberto: Estoy a punto de ser huérfano...
Vic: Jo, tío... Lo siento. ¿Qué ha ocurrido?
Hombre 1: Aún no ha ocurrido, Alberto, su padre, ha ido a la lucha libre.
Vic: ¿Y a qué tanto llanto?
Hombre 1: Hemos visto a unos Cholos que iban allí en coche.
Vic: ¿Y por qué no va nadie a recoger a Alberto?
Hombre 2: Es lo que le hemos dicho a Umberto. Pero se le ha ido la olla.
Vic: Pues tenéis que ir a buscarlo...
Umberto: ¡No! ¡Ni hablar,Vic! No hagas que estos dos maricas recojan a mi padre... Es un hombre de verdad. La vergüenza lo mataría.
Vic: Bueno, pues ve tú.
Umberto: No puedo conducir tío... ¡Estoy hecho un flan!
Vic: Dios, dame fuerzas... Iré a recogerle. Pero me debe una, pringao.

Vic sale del lugar, y saldrá un mensaje que dice:

Sube al coche de Umberto.

Al subir, Vic deberá ir a buscar a Alberto, saldrá un mensaje que dice:

Recoge a Alberto en el estadio.

Víctor llega al Hyman Memorial Stadium y recoge al padre de Umberto:

Vic: Hola. ¿Alberto? Su hijo me envía a que le recoja.
Alberto Robina: Gracias, "señor"... Pero llega "tarde"...
Alberto Robina: No puedo retrasarme en abrir mi café. En veinte años, nunca lo he abierto tarde.
Vic: Tranquilícese, Alberto. No hay problema.

Al subirse Alberto al auto, saldrá un mensaje que dice:

Lleva a Alberto al café antes de que abra a las xx:.xx.

Inmediatamente aparecerá una barra de "susto", y saldrá un mensaje que dice:

Conduce con cuidado o puede que el corazón le falle.

Estas son las frases que dirá Alberto si se conduce muy rápido:

Alberto: No me siento bien...

Alberto: ¡Cuidado, mi corazón!

Alberto: ¡Oh, oooh!

Alberto: ¡Vuelve a meterte en el coche! (solo si salimos del Cuban Hermes de Umberto)

Alberto: ¡Suave! ¡Mi corazón! ¡Por favor! ¡No llevo mis medicinas!

Al llegar a territorio Cholo, saldrá un mensaje que dice:

Cuélate entre los Cholos. El padre de Umberto no aguantaría el susto de un ataque.

Al llegar al Café Robina:

Alberto: Fiu... Estas prisas... Mi corazón ya no va tan fino últimamente.

Y listo, ¡Misión superada!, de recompensa tendremos $1000.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.