FANDOM



Niko recibe una llamada de Mallorie.

Mallorie: Niko, creo que han secuestrado a Roman. He oído que debe dinero a unos rusos. Una amiga mía lo vio en ese club de juego de Hunt Point.

Niko: ¿Les debía dinero?

Mallorie: Nunca me cuenta nada. Me he enterado de que lo han llevado a un almacén que hay al lado de Lompoc, en Bohan Industrial.

Niko: Iré a echar un vistazo.

Niko recibe un mensaje de Dimitri y se enoja.

Niko: Has cruzado la línea, Dimitri.

Niko llega al lugar, un secuestrador vigila a Roman.

Secuestrador: Si quieres salir de aquí, eslavo, tendrás que pensar en cómo vas a pagar tu deuda. Un amigo mío, Dimitri Rascalov, pagaría mucho dinero por tu primo.

Roman: Te conseguiré el dinero, pero no así.

Niko se hace descubrir por los rusos, Niko va eliminando a todos.

Alguien: Mierda. ¿Qué coño pasa? No es un poli.

Niko: Nadie jode a mi familia. Me voy con Roman. Cómete esto. ¿Pero quiénes os creéis que sois? Vais a pagar por lo que habéis hecho. ¿Os atrevéis a recoger a mi primo? No le vas a hacer daño a mi primo. Vamos, ¡Ponerme a prueba!

Niko llega al último piso, ve a Roman y al secuestrador.

Roman: No quiero morir, Niko.

Secuestrador: Eres Niko Bellic. Date la vuelta y lárgate o tu primo está muerto. No temo a la muerte. Cuando venga a por mí, me entregaré a ella. Espero que Roman tenga la misma paz interior.

Niko: Suéltalo.

Roman: ¿No podemos ser todos amigos?

Secuestrador: Retrocede o le cortaré la jodida cabeza.

Roman: Esto es una mierda, primo.

Niko acierta, matando al secuestrador, dejando libre a Roman.

Roman: Gracias, primo. Me has salvado la vida. Deberíamos salir de aquí. Ahí hay un coche. Llévame a casa, primo.

Roman y Niko salen del lugar, se suben a un Bobcat y se van al apartamento.

Niko: ¿Qué ha pasado, Roman? Has estado jugando. Te doy dinero. ¿Cómo puedes tener deudas?

Roman: Son ciclos, primo. Hay que perder un poco para ganar mucho. Tío, no tenía buenas cartas.

Niko: Roman...

Roman: Ese tío conocía a Dimitri. Quería que yo te entregase. Yo nunca...

Niko: Ya sé que no lo harías. Dimitri ha ido demasiado lejos.

Roman: Te quiere muerto. Bohan no es seguro. Voy a conseguir un sitio en Algonquin.

Niko: ¿Estás bien?

Roman: Estoy acostumbrado a recibir palizas, Niko. Ya me parece algo normal. Vaya adonde vaya hay gente que quiere matarme; tipos que quieren secuestrarme. Nunca me casaré con Mallorie. No podré acostarme con otra universitaria. La espalda de Damocles pende sobre mí. El tiempo corre.

Llegan al apartamento y discuten.

Roman: Tío, esto está fuera de control.

Niko: Lo sé.

Roman: ¿Qué vamos a hacer?

Niko: No lo sé.

Roman: Vamos a morir. No quiero morir. Así no.

Niko: ¿Cómo te gustaría morir?

Roman: Haciendo un trío en mi centésimo cumpleaños... No sé, joder. Tengo miedo, frío cabronazo. ¿Qué vamos a hacer?

Niko: No soy frío.

Roman: Sí que lo eres. Sólo te importa tu venganza y salirte con la tuya.

Niko: Y a tí sólo te importa el dinero, los juegos de azar e internet. ¡Este país es genial! Puedes sentarte delante de un ordenador, dártelas de rico y adeudarte con unos criminales.

Roman: Metí la pata. Ya lo sé. Pensé que las cosas serían diferentes. No entiendo tan bien este país. Oh, tío. ¿Qué vamos a hacer?

Niko: ¿Dejar de sentarte delante de un ordenador apostando dinero? ¿Dejar las partidas de cartas ilegales? ¿Dejar de gastarte todo nuestro dinero?

Roman: Sí...

Niko: Gracias.

Roman: Y tú deja de pensar en los rusos. Sólo tenemos que desaparecer para ellos. Desaparecer.

Niko: Vale, vale. Pero quiero a Florian y a Darko. Tengo que saber qué pasó. Concédeme eso.

Roman: Vale... pero dejemos a los rusos en paz.

Niko: Yo no estaba apostando en su club privado.

Roman: No lo sabía... Dame un respiro.

Niko: Vale, vale.

Roman: Vale. Voy a lavarme. Tengo la desagradable sensación de que tuve un pequeño accidente. Y Niko...

Niko: ¿Qué?

Roman: Gracias.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.